“Lo importante es la enseñanza, no el maestro”.

MIKE BOXHALL

Mike es un terapeuta craneosacral con una sensibilidad exquisita y una inmensa sabiduría. Sus manos sanan en lo más profundo.

A sus 86 años irradia energía y vitalidad. El acercamiento al budismo y a la psicología de Jung cambió su vida. Nos muestra un modelo coherente de terapia corporal que integra cuerpo y mente.

61wv-otef8l

VÍDEOS

EL TRABAJO

Mike Boxhall (Reino Unido) ha sido secretario, plantador de goma en Malaya, soldado en la jungla, distribuidor ejecutivo internacional de películas, director de una tienda de comida ecológica, y durante la mitad de sus 80 años, psicoterapeuta, acupuntor y terapeuta craneosacral.

Su trabajo explora las profundidades de la quietud en el cuerpo, la mente y el espíritu, así como la rendición del intelecto frente a la Inteligencia y la rendición de los constructos personales limitados al potencial infinito de la comunalidad. Su práctica budista sustenta su trabajo. Durante los últimos 15 años ha estado enseñando en el Reino Unido, EEUU, Irlanda, Italia y España.

En el corazón de cada fulcro inerte (en la quietud) está la Salud; la Salud que nunca se pierde. La transformación verdadera proviene de la quietud. En verdadera presencia facilitamos un espacio de escucha en la cual se reestablece la alineación de cuerpo-mente-espíritu. De este modo tocaremos “lo milagroso” y se creará la posibilidad para que la curación tenga lugar.”

En el sentido profesional, parece, según los registros, que he sido empleado (de mi padre); plantador de goma en Malasia; soldado en la jungla; ejecutivo de una compañía internacional de distribución de películas (cuenta de grandes gastos); negociador de las películas de Bruce Lee; almacenador de alimentos orgánicos; psicoterapeuta y consejero; acupuntor; terapeuta craneosacral… y lo que el futuro pueda deparar.

He sido terapeuta durante aproximadamente 40 años.
Todo lo anterior, y algunas otras cosas con las que no te molestaré, son compost, abono. También era atleta, pero eso fue hace mucho tiempo, ahora me siento muy mortal.

Y todo se junta en lo que trato de enseñar, que es, en el sentido de las palabras de Buda, que la iluminación está en el cuerpo. Aquí mismo, ahora mismo.
La sensación sentida de esto empezó mientras realizaba la formación en terapia craneosacral con Franklyn Sills, en sus primeros tiempos, antes de que se creara el instituto Karuna. Valoré mucho esa enseñanza —y sigo valorándola—, pues me ha llevado a desarrollar mi propio estilo, tal como él creó el suyo a partir de su trabajo anterior. Ojalá que todo el mundo enseñara su propia historia, en lugar de reciclar la de algún otro con la consecuente pérdida de integridad.

Espero haber demostrado que la esencia del trabajo, tal como lo veo ahora, es la rendición. Podríamos decir que lo que se necesita es la rendición del intelecto o de la inteligencia. Es un buen negocio; nuevas lámparas para los viejos o, en este caso, los limitados constructos de la personalidad, para el potencial infinito de la comunalidad.
Mike Boxhall

LA SILLA VACÍA

El objetivo de Mike Boxhall no es ‘enseñar datos ni técnicas’ sino el desarrollo interior de una actitud centrada en la escucha del Aquí y el Ahora. El trabajo con Mike Boxhall nos permite aprender y vivenciar el contacto con uno mismo y con los demás, permitiendo que se de la Presencia en un estado de Quietud. De esta manera hacemos posible que ‘el trabajo haga el trabajo’.

“Las palabras del autor realizan un trabajo sutil de poner a nuestra disposición lo elusivo, lo luminoso.

El símbolo de la silla vacía implica que la enseñanza es perenne. Siempre está allí. En cada tiempo y lugar alguien tomará el sitio y dará voz a la verdad tan clara y honestamente como pueda.

En esta obra sencilla y delicada, el autor entrelaza terapia y espiritualidad, poesía y meditación, para mostrarnos que podemos hallar nuestro camino hacia la paz y la realización interior en medio de nuestras acciones más ordinarias.
“La disposición generosa y alentadora de esta obra es como un suave masaje para el espíritu. Menos lucha, más facilidad y, a medida que nuestros esfuerzos y nuestras preocupaciones desaparecen, volveremos allí donde siempre hemos estado.” James Low

“No hay aspecto del ser humano, espíritu, mente o el cuerpo, que no se revela en el cuerpo”.

“La base de la enseñanza se presenta como un aprendizaje, donde el Maestro es el Espíritu mismo y todos estamos explorando su revelación . Yo soy simplemente un facilitador”.

“El principal objetivo del trabajo es fomentar un espacio de quietud en el terapeuta en el que el paciente confía en sí mismo a ser oído. En este ser oído se encuentra la curación”.

“El corazón de este trabajo es no hacer nada, sólo estar en la conciencia y la aceptación, por completo, sin juicio o reacción, lo que se nos muestran. La Inteligencia más profunda que es tan grande en el ser humano, al ser recordado a través del espejo, sabe lo que tiene que hacer. Creo que esto es lo que Sutherland entiende por “confiar en la Marea”‘.

“La principal función de un profesor de “una forma de ser”, a diferencia de otro que ofrece “datos” o “hace cosas”, es intentar ser un espejo claro. Eso es todo. Su tarea es apartarse del camino cuanto antes, no establecer un debilitamiento de por vida”.

“Buda dijo que la iluminación está en el cuerpo”.

Mike Boxhall

PRÓXIMOS CURSOS

  • null

    SOBRADO, GALICIA

    Monasterio Santa María

    info@quietud.org

    +34 609 829 477

    CURSO COMPLETO

SOBRADO

FOTOS

BLOG

“Me he sentido infinitamente amada. Me llevo muchísimas emociones y muchísimos sentimientos que trabajar”. Antonia Nieto